Interés de EU, decisivo para captura del “Chapo”: Reveles.

El reconocido periodista mexicano, José Reveles, quien realizó diversas investigaciones sobre el homicidio del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo y el recién capturado narcotraficante mexicano, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, refirió que la versión que maneja el delincuente, en el sentido de que el clérigo fue asesinado por los sicarios de los hermanos Arellano Félix es correcta.

Entrevistado en el noticiero “Contraportada”, detalló que dicha veracidad se sustenta en la existencia de antecedentes, que confirman cómo los Arellano Félix enviaron a un grupo de sicarios encabezados por su jefe, Jorge Humberto Rodríguez Bañuelos, apodado “La Rana”, para localizar y ejecutar a Guzmán Loera y a Héctor Luis “El Güero” Palma Salazar.

“Ya cuando se iban en el aeropuerto, fue cuando dijeron ha pues aquí andan y se armó la balacera. Entonces el ‘Chapo’ siempre manejó que él era la víctima, o sea él era el objeto de la agresión, eso lo dijo desde un principio, de hecho él sale huyendo, la versión oficial es que se va caminando a la carretera y se sale y toma un taxi”, dato que contrasta con lo declarado a los elementos de la Marina que lo custodiaban durante su traslado a la Ciudad de México, a quienes aseguró que tras cruzar la pista del aeropuerto se subió a un avión y se fue.

Al ser cuestionado sobre cuál fue la situación de “El Chapo” durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, José Reveles dictó, “pues yo digo que fue el intocado y así lo escribí, el intocado, el no molestado, el consentido, el inatrapable, el ‘estamos a punto de pero no lo logramos’ y bueno, con el tiempo un poco se confirmó el hecho de que las agencias de inteligencia de Estados Unidos, la DEA particularmente le daba la información a las fuerzas federales mexicanas, particularmente al Ejército y a la Policía Federal, y luego se les iba por un pelito.”

Dicha situación, continuó, llegó al extremo de que en el portal de filtración de documentos Wikileaks se revela información, en donde se señala que el embajador de Estados Unidos en México, Tony Garza, escribe a sus jefes en Washington que el Ejército Mexicano ha desarrollado una aversión al riesgo, lo que provocó que desde el 2009 el gobierno estadounidense ocupara a la Marina Armada de México como interlocutor privilegiado.

Respecto a por qué Enrique Peña Nieto pudo atrapar a Joaquín Guzmán Loera, a poco más de un año de iniciado su mandato, el informador expuso que esto dependió mucho del interés de Estados Unidos, “pero también la buena o mala relación, o la tersura de esa relación en cuando a obedecer en el sentido de que lo hicieran cuanto antes.”

Respecto al uso de tecnologías durante su localización, señaló que existe una confusión en los medios que afirman el uso de drones aéreos y el seguimiento satelital para ubicar al capo, dos estrategias que a su parecer se contradicen notablemente porque los teléfonos satelitales deben ser utilizados al aire libre, mientras que los vehículos no tripulados se limitan a registrar imágenes y movimientos, no señales satelitales.

“Yo me estoy inclinando a pensar que usaron las dos y fueron complementarias, y curiosamente el asunto de los drones puede servir para vigilar que los marinos hicieran lo que tenían que hacer, o sea los están monitoreando. A ver, yo te mando acá Marina pero no me descuides la puerta trasera.”

Finalmente, expuso que todo parece indicar que en ocasiones anteriores, Guzmán Loera recibió avisos oportunos para prevenir su aprehensión, ya que tenía muy infiltradas las policías y al propio Ejército Mexicano, tal y como se ha demostrado en las operaciones de limpieza implementadas en 2002 y 2008.

Fuente: www.radioformula.com.mx